Duna: Parte Dos

Duna: Parte Dos

TITULO ORIGINAL: Dune: Part Two

ACTORES PRINCIPALES: Rebecca Ferguson, . Zendaya, Timothée Chalamet.

GENERO: Ciencia Ficción, Aventuras.

DIRECCION: Denis Villeneuve.

ORIGEN: Estados Unidos.

DISTRIBUIDORA: Warner Bros

ESTRENO: 29 de Febrero de 2024

166 Minutos

Apta mayores de 13 años

El Duque Paul Atreides se une a los Fremen y comienza su entrenamiento para convertirse en Muad'Dib, mientras trata de evitar el terrible futuro que ha previsto: una Guerra Santa en su nombre, esparciéndose por todo el universo conocido.

RESUMEN CRITICAS

Hugo Zapata B

LECTORES
0.0

Rotten Tomatoes (USA) 97 %

CRÍTICA DE HUGO ZAPATA

B

Tras un largo interludio de dos años finalmente llegó el momento de completar el visionado de la adaptación de Duna gestada por el director Denis Villeneuve.

Más que una continuación en realidad se ofrece la segunda mitad del film estrenado en el 2021 que se había interrumpido con un cierre abrupto y comprende la novela inicial de la saga épica de Frank Herbert.

La película contiene las mismas virtudes y falencias que se pudieron percibir en la entrega previa.

Su mayor cualidad reside en rescatar el goce de la experiencia cinematográfica en la pantalla grande, en un momento donde los contenidos de Hollywood no atraviesan su mejor momento.

Villeneuve creó un espectáculo para ser disfrutado exclusivamente en una sala de cine que es imposible de replicar en el consumo hogareño por más que tengas un televisor enorme.

Obviamente el film no es la nueva Lawrence de Arabia, el Imperio contraataca o el Santo Grial de la ciencia ficción reciente que plantea la excitación exagerada del hype trasnochado.

No obstante, frente al nivel de los materiales que se estrenan semanalmente Duna, con todas sus debilidades, resulta un tuerto en una tierra de ciegos.

Desde los aspectos técnicos el director vuelve a ofrecer otro prodigio técnico intachable que se encuentra a la par de lo que vimos en la primera mitad de la historia.

Todo el diseño de producción, los impecables efectos visuales, la fotografía, el vestuario y diseño de producción elaboran un espectáculo de una opulencia visual impactante.

Quienes se aburrieron con el episodio previo encontrarán un film que tiene un ritmo mucho más dinámico con un incremento de las secuencias de acción.

Salvo por un bache hacia la mitad donde el director se dedica a sembrar algunas semillas para futuras continuaciones, la narración es muy amena y no pierde el foco del conflicto central.

Lamentablemente Duna nunca llega a alcanzar su máximo potencial debido a que Villeneuve primó la gesta de la experiencia sensorial sobre el argumento.

Toda la veta ambientalista y el mensaje anti-imperialista de la obra original quedaron completamente diluidos en un relato frío que carece de grandes momentos emocionantes.

La poderosa crítica que expresaba la novela original en torno a los peligros del culto a la figuras mesiánicas (que tiene más vigencia que nunca) es abordada con una superficialidad abrumadora.

Esto resulta un enorme problema para Duna, ya que al despojar el relato de esos contenidos, o tratarlos de una manera banal, lo que te queda es una historia genérica de imperios galácticos que vimos centenares de veces, producto de la enorme influencia que dejó la obra de Herbert dentro del género.

Si bien no era sencillo adaptar un material de este tipo en el cine la obra del director resulta demasiado simplona.

Dentro del reparto Rebecca Ferguson, Timothée Chalamet y Zendaya tienen un poco más de espacio para explorar sus personajes en un conflicto donde todo se desarrolla de un modo acelerado sin grandes momentos de tensión o suspenso.

No hay una sola escena de esta película en la que Villeneuve transmita la sensación que Paul Atreides y su madre tendrán dificultades para cumplir con éxito sus objetivos.

Queda la impresión que a la batalla final le recortaron como mínimo cinco minutos en la edición y cuando las cosas se ponen un poco más interesantes el relato enseguida salta a un duelo final y el cierre de la historia que deja sabor a poco.

Por otra parte, los villanos resultaron terriblemente genéricos y pese a los 167 minutos de duración nunca llegan a tener un desarrollo notable.

Stellan Skarsgard quien se había destacado previamente con la interpretación de Barón Harkonnen terminó muy desdibujado en la segunda mitad, al igual que Dave Bautista quien directamente no aporta nada.

Austin Butler en el rol del típico sociópata villano de James Bond resulta funcional a la historia pero tampoco se come la película ni compone a un antagonista inolvidable debido que el rol cuenta con un desarrollo limitado.

Para los espectadores que no estaban familiarizados con esta saga una película de Duna debería alentarlos a buscar la obra original de Herbert en lugar del libro de arte sobre el proceso creativo del proyecto.

Desde los aspectos visuales es impresionante pero al guión le faltó un poco más de complejidad, sobre todo cuando el material te brinda la oportunidad de abordar temáticas de una enorme vigencia en la sociedad actual.  

Si Denis Villeneuve no se deja engañar por la campaña vende humo del hype en futuras continuaciones podría profundizar más estos aspectos tras la introducción consolidada de los personajes.

ver crítica completa

CRÍTICAS DEL PUBLICO

LOGIN PARA COMENTAR
-Para enviar un comentario es necesario que seas Usuario registrado.
-Es muy fácil y rápido. Si ya estás registrado, solo ingresá tu login, y si no lo hiciste entrá acá.
Sin críticas del público por el momento.

VIDEOS