Perdido en ella

Perdido en ella

By Sir Chandler

Nota de Matias Lértora

¿Puede una película dialogar con otra? O sea, que sus historias estén conectadas. La respuesta es obvia si se trata de una secuela, precuela y/o franquicia. ¿Pero qué pasa con films que funcionan como entidades separadas y encima de diferentes autores? Pues hay algunos casos, pero uno en particular de la historia reciente del cine que a mí me fascina. Lost in translation (Perdidos en Tokio, 2003) y Her (Ella, 2013) se comunican como pocas películas lo han hecho.

Lost in traslation

Se dice que la guionista y directora Sofía Coppola se inspiró en su historia personal y en un viaje a Japón de su juventud cuando acompañó a su padre (el galardonado director Francis Ford Coppola), quien tenía que grabar una publicidad.
En el film habla de la soledad, de tratar de encontrarse a uno mismo. Del significado de la pareja, de cómo nos vemos, de cómo podemos ser ignorados por nuestros más íntimos allegados, entre otras cosas.
Pero por sobre todo habla de encontrarse cuando estás perdido. Para ello utilizó a Charlotte (Scarlett Johansson) y a Bob (Bill Murray) dos personas en estados totalmente diferentes de sus vidas, pero con demasiado en común.
Están solos y se encuentran en una ciudad donde todo es grande, luminoso y raro. Con una cultura que hace eco con sus sentimientos.
Coppola ganó el Oscar a Mejor Guión Original por esta película.

Her

Se dice que el guionista y director Spike Jonze se inspiró en su historia personal para hacerla.
El film habla de la vida post separación de una pareja, desde el punto de vista del personaje principal. Mostrando mediante flashbacks como el vínculo se fue gastando y rompiendo.
El marco para esta historia es un futuro cercano en el cual las personas no solo pueden interactuar con Inteligencias Artificiales sino también tener relaciones afectivas con ellas e incluso enamorarse.
Así es como Theodore (Joaquin Phoenix) vive un apasionado romance con Samantha (Scarlett Johansson) mientras a los espectadores se nos presentan un montón de preguntas y conjeturas sobre las relaciones, tanto ajenas como propias.
El film abre y termina con Theodore escribiendo una carta. Primero una de celebración de amor y luego una de ruptura. Jonze ganó el Oscar a Mejor Guión Original por esta película.

Conexión
Entonces, además de compartir actriz, ¿Qué es lo que une a estas dos películas?
Resulta que Sofía Coppola y Spike Jonze estuvieron en pareja varios años y se separaron para el estreno de Lost in translation.
Teniendo esa información en cuenta, los visionados subsiguientes de sendos films cambian.
Si nos detenemos en la película que transcurre en Japón y sabiendo que la relación amorosa de su autora se encontraba en sus momentos finales, le damos otro significado y profundidad a lo que le pasa a Charlotte y a lo que dice Bob.
Los silencios, las contemplaciones e incluso el mítico final en donde el espectador no puede escuchar lo que se dicen los protagonistas.
Diez años más tarde, Jonze contesta eso con una perspectiva muy clara, con un análisis cuasi terapéutico al revisionar una relación que se fue quebrando de a poco por no estar en la misma sintonía.
Theodore es incapaz de tener una nueva relación, incluso las sabotea. Recién puede abrirse y volver a explotar sus sentimientos con Samantha, alguien que no posee un cuerpo, es solo una voz.
Asimismo, cuando habla de su ex (Rooney Mara con un look muy similar a Coppola) lo hace con admiración, la describe como exitosa y que su trabajo lo hace llorar.
La escena en la cual firman los papeles de divorcio es clave. Jonze y Coppola estuvieron casados cuatro años.
Además de lo argumental e interpretaciones, ambos films “se espejan” desde la puesta y fotografía.
Tenemos largas secuencias contemplativas en donde los personajes observan rascacielos desde las alturas. Tokio, por un lado, y Los Angeles futurista (que en realidad es Shanghai), por otro.
Escenas en un tren, en una cama, en un ascensor y más detalles se repiten en ambas películas.

El amor, el desamor, la ruptura, la nostalgia, las cosas que se dijeron y, por sobre todo, las que se callaron son el puente de diez años que unen estas dos películas.
Una pareja que ya no lo fue y que a través de una gran exposición artística lograron otro tipo de conexión, para que nosotros podamos tener nuestras propias experiencias.

Matías Lértora

COMENTARIOS DEL PUBLICO

LOGIN PARA COMENTAR
-Para enviar un comentario es necesario que seas Usuario registrado.
-Es muy fácil y rápido. Si ya estás registrado, solo ingresá tu login, y si no lo hiciste entrá acá.
Cinefilo:
Jorge Gabriel(44)
Villa Dolores
Excelente análisis!!
ver comentario completo
Cinefilo:
Claudio(53)
Haedo
Muy interesante lo expuesto, gracias por la info!
ver comentario completo

Artículos relacionados

No hay artículos relacionados para mostrar.

Películas relacionadas

1

Perdidos en Tokio

Bob Harris (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johansson) son dos americanos en Tokyo. Bob...

Ver datos y Calificaciones